Tercer Acuerdo – Recuperar la Sabiduría Ancestral
21 marzo, 2017
Primer Acuerdo – Practica Espiritual
21 marzo, 2017

Este acuerdo de paz tiene el propósito de apoyar el acuerdo de paz entre el Gobierno colombiano y las FARC


Voy a ejercer mi vocación trabajando en algo que beneficie al mundo a todos los niveles, y a todos sus seres. Y voy a asegurarme de que el producto que haga o el servicio que preste le pueda llegar a todos.

La razón por la cual el planeta todavía sobrevive es porque hay muchos seres que lo están manteniendo con su vocación (incluyendo seres humanos).

El equilibrio del planeta se sostiene porque la tierra produce comida. Las plantas, y sobre todo las algas en el mar, convierten el dióxido de carbono en oxígeno. El agua quita la sed y hace posible la vida, las abejas polinizan las ores, el sol calienta, brilla, da energía. Todos realizan su vocación.
Si, por ejemplo, al sol se le ocurriera hacer otro trabajo y no el suyo, habría un caos. Imaginémonos lo que pasaría en el cuerpo si el hígado no supiera cuál es su vocación y tratara de hacer el trabajo de otro órgano. Ocurriría el mismo caos que estamos provocando los seres humanos en el planeta.
Por lo tanto, es importante que seamos conscientes de nuestra vocación –swadharma– y que la entreguemos al servicio del planeta. Y de la misma manera que el corazón le manda sangre oxigenada a todas las células de cuerpo, nos debemos enfocar en que el servicio que estemos prestando, le llegue a todos los seres que lo puedan necesitar.

Debemos seguir el ejemplo de la naturaleza y de todos los sistemas en balance, como el cuerpo humano. El sol brilla para todos –y no cobra–, los árboles y las algas producen oxígeno y muchas más bendiciones –y no cobran impuestos–, las plantas nos ofrecen también sus frutos, semillas, ores… –y no las patentan
Imagínate lo que pasaría si el corazón solamente le mandara oxígeno a las células que le paguen por adelantado.
En una sociedad dhármica –sabia– quien esté involucrado con la comida –que siembra, reparte o cocina– se debe enfocar principalmente en que todos los seres de este planeta estemos bien alimentados. Y, por supuesto, en que se acabe el hambre. El enfoque de las personas que trabajan con el agua debe ser: cómo hacer para que todos tengamos agua potable suciente y gratuita. Los que se encargan de construir viviendas se deben enfocar en cómo hacer para que todos podamos vivir en lugares seguros y decentes.
La misión de los economistas y los nancistas es hacer que todos los seres prosperen. La misión de los biólogos es hacer que la vida se mantenga y orezca en el planeta. La de los médicos es promover la salud, enfocándose en prevenir las enfermedades. La del profesor de yoga es propagar las enseñanzas del yoga a todos los seres humanos, para promover salud, paz mental y conciencia de Amor y Unidad.
La solución al problema del desbalance existente es seguir el ejemplo que nos da constantemente la naturaleza: empezar dando, y luego recibir con naturalidad.
El mundo existe de tal forma, que si la gente pusiese de lado su voluntad humana, y en su lugar fuese guiada por la naturaleza, no habría razón para el hambre (Fukuoka).
Consideramos muy conveniente que en la feria de la ciencia en los colegios y en los trabajos de investigación en las universidades se promueva esta intención de sacar productos y servicios gratis y accesibles a todos. También obviamente ecientes, bonitos y ecológicos. O sea, diseños gratuitos, ecientes, ecológicos y bonitos. Que los niños se vuelvan -como decimos en Medellín- “artivistas” desde chiquitos.
Esto, como todo, lo debemos practicar de adentro hacia afuera. Esto quiere decir que debemos empezar sirviéndonos a nosotros mismos, luego a nuestra familia, después al barrio, la ciudad, el país, y así sucesivamente hasta alcanzar a toda la humanidad.
El primer paso que tenemos que dar para volvernos proactivos por la paz y sanar el planeta es servir al mundo con nuestra vocación. Trabajar en algo dhármico es una de las piedras angulares de nuestra propuesta. “
Si un hombre es llamado a ser barrendero, debería barrer las calles incluso como Miguel Ángel pintaba, o como Beethoven componía música o como Shakespeare escribía poesía
. Debería barrer las calles tan bien que todos los ejércitos del cielo y la tierra puedan detenerse a decir: aquí vivió un gran barrendero que hizo bien su trabajo” (Martin Luther King). “
No pienses qué puede hacer tu país por ti, sino qué puedes hacer tú por tu país” (Kennedy).
“Que sea el servicio el eje de tu vida y no el pan cotidiano” (Gandhi).
Martin Luther King decía que si uno no ha encontrado una causa por la cual daría la vida, no ha empezado a vivir.
En el apéndice 2 encuentras unas palabras hermosas de Jesús alusivas al tema.
Articulo tomado del libro Acuerdo de Paz para los ciudadanos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »
WhatsApp chat